« Home | navidad un tinto caro, un paquete de seis salchic... » | pequeños placeres mario rubio tiene pequeños place... » | olvidos -hola. -hola ¿qué hacés? -nada, te llamo. ... » | juntos hasta tarde con magalí atravesamos juntos j... » | comunicación III manuel y helena no se conocen, pe... » | amistad gracias por venir, le dijo marcos a valent... » | comunicación II marcos estaba enamorado de sofía y... » | comunicación I el escribidor y roger se conocen de... » | comienzo tira la piedra al lago palermo y las onda... » | ay un arpa de silencios sin notas, apenas profunda... » 

<$BlogDateHeaderDate$>

viejo histérico
-¿otra vez papá? -le preguntó marcos a omar.
-y... es así -respondió el padre con una mediasonrisa entre pícara y resignada.
omar le iba a presentar otra novia. una nueva. flamante. la había conocido en el bingo porque ambos habían ido solos y terminaron la noche cenando juntos entre gritos de línea y bingo desaforados.
para su edad, ella tenía todo bien puesto y una amabilidad constante que llegaba a rozar lo insoportable. a él, que últimamente había frecuentado jovencitas en busca de experiencia, se lo notaba interesado.
con los relatos de fútbol de la tv de fondo, marcos lo observó con cierta piedad repetida y le dijo que esperaba que esta vez le durara más, que ya no estaba para andar haciéndose el picaflor, que los cuarenta y pico ya se acercaban demasiado al medio siglo. y omar le dijo que siempre esperaba que así fuera pero que después sus mañas le jugaban una mala pasada. veinte años viviendo solo no son en vano, chinito, se justificó.
acordaron ir a cenar los tres y omar lo corrigió: los cuatro, chino, los cuatro. al parecer, mirta tenía una hija de veintitantos a quien también iban a conocer esa noche. marcos se sintió un poco más aliviado y cuando la conversación parecía terminada porque omar abría la heladera para sacar el vermout de los domingos de fútbol por la tarde...
-chino... ¿sabés qué pasa...?
-... -dejó de lado la tv y lo obervó.
-yo todavía tengo la esperanza de encontrar la mujer justa para el viejo histérico que soy.
el martes pasado, marcos le encontró en el cajón de los impuestos un cuaderno anotador con algunos escritos imprudentes dedicados a su nueva novia y a las anteriores. qué grande el viejo, pensó marcos luego de haber leído unos versos y lo guardó respetuoso.

...
hoy, capítulo treinta y dos de chico de country.
...
voyeur

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.