« Home | -Marcos... ¿sos judío? Las minas siempre hacen la ... » | Sed » | Cómo morir » | Familia de vacaciones » | Los recursos de un dejar » | Lúdico » | Deporte y arte » | Diez verdades indispensables » | Paaa pa Papáaaa Pa Papá Papá Papáaaaa » | Te quiero y la palabra con "a" » 

<$BlogDateHeaderDate$>

Que no te vendan amor sin espinas, canta Sabina. El tipo sabe escribir, es un fenómeno, pero ¿qué necesidad de llenar el mundo de pelotudos sufridores?
Estoy harto del elogio a la mierdez. Los tipos cambian el mundo en los bares, las mujeres son las causantes de las borracheras, salir a la calle es un peligro en cada esquina como si el porcentaje de morir fuera fifty and fifty, como dice la tele yanqui.
Uno sale como si uno estuviera en Vietnam (¿por qué siempre digo Vietnam y no Las Malvinas o Fuerte Apache?) pero un conjunto de nimiedades sucedidas unas a otras en el tiempo le hacen olvidar toda esa paranoia de cartulina y cuando vuelve a casa ni lo festeja. No ha vuelto el soldado que había ido a la guerra horas antes y al que una esposa casual le dijo solemne:
-Cuidate gordo, eh.
Giro la llave y ella está en la cocina. Cuelgo el saco en la silla, dejo el maletín en la habitación y ya no está preocupada.
-Al fin viniste –uno ilusamente piensa en ese sentimiento humano de extrañarse, pero...- ¿Qué te retrasó hoy, Marcos, a ver...? ¡¿Qué vas a inventar esta vez?!

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.