« Home | -usted señor, tiene que irse de acá –le dijo bland... » | no. las mujeres que me gustan no me dan la razón. ... » | (...) vos te vas a quedar retorciéndote y yo voy a... » | otra entrevista. alguien había acercado mi currícu... » | mujeres. mujeres otra vez. siempre sale el tema. a... » | horario. parece que eso es lo que hay que tener pa... » | me preguntaron. en una clase de introducción al pe... » | historietas. me dio ganas de contar lo importante ... » | ahí. ahí estaba. yo acá. ella ahí. recital al aire... » | contar historias es un arte. no a modo de cuento p... » 

<$BlogDateHeaderDate$>

en la cama, ambos ocupaban su lugar correspondiente. una noche de calor en que él pensaba en afeitarse el bigote y ella ya se había atado el cabello.
el vaso de agua en la mesita de luz de ella, justo junto al teléfono, su velador prendido, los lentes puestos y un libro titulado "el tantra" abierto en la página 103.
él estaba tapado hasta el comienzo de su barriga, le picaba el pie derecho y se lo rascaba con el izquierdo, en su mesita de luz había un atado de marlboro, el encendedor bic, el cajón donde guarda su billetera medio abierto; el velador apagado y la televisión prendida. con 120 canales de cable, hacía un zapping corto de tres canales de distancia para poder ver el mayor tiempo posible el canal porno que habían conseguido con el sudor de su frente y un decodificador trucho.
las sábanas se aburrían.


con todo respeto: deberían aprender de las moscas.
...
capítulo diez de chico de country.

...
voyeur

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.