« Home | anoche milagros nova no quería bañarse sola y, a ... » | la demora del mate -dale, negro paraguayo, que no ... » | el tiqui y el rock el tiqui es el rock, dice uno e... » | insomnio poético horacio, que ya está grande para ... » | intervalo nariz colorada de carcajadas. no hace fa... » | el mundial de mimí la tiene mal el mundial. así no... » | decisión de jefa lucrecia sampietro es jefa y no l... » | el horario de visitas acaba de despertar. esteban ... » | borges era la primera vez que estaba conforme con... » | el momento de marina se caracterizaba por una virt... » 

<$BlogDateHeaderDate$>

las ruinas
conversaron durante horas. ella se fue llorando, escuchando el insoportable eco del rechinar de sus zapatillas contra el asfalto húmedo. la gente la observaba con una preocupación ajena, desconocida, creyendo que se le murió alguien, incluso que tal vez se haya quedado viuda.
y la verdad es que tenían razón: se le había muerto martín. aquel portazo que él sintió fuerte en el pecho, lo sepultó para siempre. el insulto fue despedida, el café sin tomar en la mesa, los libros dedicados no se prestarían jamás para evitar explicaciones, ella volvería una tarde a buscar las pocas cosas que tenía en su casa y antes tocaría el portero para estar segura de que no haya nadie.
se lo juró a sí misma cuando estaba en la parada del colectivo: al volverlo a ver, sólo va a ser una denigrante reencarnación masculina que no va a llegarle ni a los talones al individuo de las ruinas amorosas hechas fotos en una caja de zapatos. va a ser una nueva edición de sí mismo digna de indiferencia total.
...
hoy, capítulo cincuenta y uno de chico de country.
...
voyeur

Etiquetas:

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.