« Home | las ruinas conversaron durante horas. ella se fue ... » | anoche milagros nova no quería bañarse sola y, a ... » | la demora del mate -dale, negro paraguayo, que no ... » | el tiqui y el rock el tiqui es el rock, dice uno e... » | insomnio poético horacio, que ya está grande para ... » | intervalo nariz colorada de carcajadas. no hace fa... » | el mundial de mimí la tiene mal el mundial. así no... » | decisión de jefa lucrecia sampietro es jefa y no l... » | el horario de visitas acaba de despertar. esteban ... » | borges era la primera vez que estaba conforme con... » 

<$BlogDateHeaderDate$>

prostitución
al bajarme del 53 en plaza constitución por primera vez, me topé con un sistema ya organizado de negocio, bienes de cambio, compra, venta, diarios, revistas, porno, despertadores, carteristas, pungas, nenes que mean en la pared, muchos colectivos, todos los colectivos, hombres que mean en la pared, roña, papelerío, hoteles de película que nunca aparecieron en ninguna.
recién comenzaba a trabajar por constitución y lo primero que me llamó la atención fueron las putas, la cantidad de preservativos usados tirados por la calle, el éxito de los travestis y también, aunque parezca mentira, comencé a darle más importancia a la complejidad de una infraestructura ferroviaria.
me acuerdo también de una noche en que salí de hacer horas extras y en una esquina me sorprendió ver a un pibe durmiendo en la puerta de una casa abandonada, justo en el lugar donde va el medidor de gas; incluso cerró la puerta por el frío que hacía esa noche. después, con el paso de los días, me di cuenta de que la casa en realidad estaba ocupada y eso fue lo que me hizo imaginar que el pibe dormía ahí cuando necesitaba escapar de su familia; imaginé que a su edad todavía se tiene temor de escapar.
en la terminal del 60, mario ledesma, porque eso decía su cartelito, se dedica a pegarle palazos a las gomas de los colectivos para ver si están pinchadas. esto no es constitución, pibe, esto es pros-ti-tu-ción, me dijo. la terminal está en una calle de esas aledañas que pocos conocen, bien en el límite de constitución con barracas, donde los vecinos andan diciendo que viven en barracas por más que los límites digan lo contrario.
constitución, o prostitución, no es un lugar de esos que el snobismo denomina como in. incluso, ledesma, tal como le gritan sus compañeros del 60, amplía un poco más su descripción intercalando rascadas de testículos e inspiraciones mucosas: hay que saber vivir en constitución, eh. dicen que hay muchas putas ¿las traje yo las putas? no. entonces que no jodan. bien que, a la hora de la siesta, más de uno se hace sopletear en el estacionamiento de atrás. ¿sabés las que pasaron por acá? ¡y los que pasaron vestidos de minifalda y barba de colectivero! ¡mamita!
y luego se puso serio: eso sí, nosotros a las putas las respetamos. no se les debe una moneda y además con nosotros saben que no van a tener problemas de hacerse el vivo y todo eso. nosotros seremos putañeros, pero tenemos códigos, pibe.
con el tiempo le tomé cariño a constitución. tiene ese aire freak que vendría bien para cualquier película. la gente es de película. es suburbana, miserable, marginal, buena, tierna, rara y a la vez exige respeto, los que viven ahí se lo piden a uno. ya lo dijo ledesma: constitución es prostitución, y como buena puta, merece respeto, che.
voyeur

Etiquetas: ,

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.