« Home | prostitución al bajarme del 53 en plaza constituci... » | las ruinas conversaron durante horas. ella se fue ... » | anoche milagros nova no quería bañarse sola y, a ... » | la demora del mate -dale, negro paraguayo, que no ... » | el tiqui y el rock el tiqui es el rock, dice uno e... » | insomnio poético horacio, que ya está grande para ... » | intervalo nariz colorada de carcajadas. no hace fa... » | el mundial de mimí la tiene mal el mundial. así no... » | decisión de jefa lucrecia sampietro es jefa y no l... » | el horario de visitas acaba de despertar. esteban ... » 

<$BlogDateHeaderDate$>

recuerdo de juárez
conocí al policía ricardo juárez una vez que fui a buscar a mi mamá al banco y de esto ya hace bastante, unos ocho años creo. cuando entré, relataba sus peripecias a los empleados y, desde aquella vez, lo vi varias veces que me sirvieron para darme cuenta de dos cosas: (uno) es un tipo al que le gusta contar anécdotas y la gente lo escucha sin la necesidad de plantearse si lo que relata es verdad o mentira; (dos) detesto a ricardo juárez.
y... a veces las manifestaciones difíciles sirven para sacarse la bronca, dijo juárez en aquel primer encuentro, pero eso no sería todo. cada regreso a casa con mi mamá, tenía un espacio dedicado al botón, que es como le decían en el banco.
además de aquel empleo, juárez trabajaba a pocas cuadras del banco. cada vez que había algo importante en la plaza de mayo, era convocado por las fuerzas del orden y lo reemplazaban en el banco. y ahí, en la puerta de la rosada, es donde dice que conoció a los últimos cuatro presidentes del país. yo los escolté varias veces, dice. también sostiene que con una vez uno lo saludó por su apellido y que en una cobertura especial que tuvo que hacer en la residencia de olivos se enteró que el mandatario de turno participaba de una orgía en el salón principal pero no se asomó para preservar la vida privada del presidente. ante la insistencia de los bancarios, no dio más detalles del tema. apenas agregó el nombre de la vedette que causó una sucesión de chistes al respecto.
antes, relató otra vez, no tenía estos puestos de bacán cuidan el pellejo, antes ponía el pecho. había sido policía de brigada, había participado en casos antidrogas y también habló de sus comienzos como policía de tránsito. uno de los bancarios que escuchaba su relato lo interrumpió: la cantidad de guita que habrás recaudado, hijo de puta, le dijo riéndose el turco menahem. no, no, no te permito, le respondió juárez sin enojarse. yo daba la opción al infractor porque la verdad es que las multas son muy altas e injustas. más de uno de los que son infractores no pueden pagar el monto de las multas y si yo le hago la multa a alguno le estoy cagando la vida. lo que pasa es que ninguno de ustedes ve eso, ninguno se da cuenta.
cuento lo de juárez porque él tuvo que ver con que yo esté donde estoy, con que me alejara de lo que alguna vez fui. y el alejamiento sucedió en la última manifestación a la que concurrí pacífico, como siempre, y la cosa se puso fea. fue hace unos cinco años y me asusté mucho cuando esa especie de tanques de guerra que tiran pintura me marcó el sweater azul con líquido celeste. yo era un adolescente irracional pero ya hacía un tiempo que me había enterado que eso era para agarrar a los manifestantes en las adyacencias y entonces me escondí el sweater en las pelotas mientras corría a la parada del 105 que queda sobre avenida de mayo.
es uno de mis recuerdos más tristes: aquella corrida en medio del desastre de vidrieras rotas, policías gatillo fácil con balas de goma y también de plomo, la remera en la cara intentando respirar a pesar de los gases lacrimógenos... entre todo lo que me viene a la cabeza ahora, la sensación en el pecho en cada estallido, todo lo que sucedió aquella tardenoche, el miedo traicionó, me volvió lo que nunca quise ser. aterrado, mientras escapaba entre más gente que escapaba y otra que todavía resistía tirando piedras, pensé en el hijo de puta de juárez. en que si me metían preso tal vez él podría hacer algo.
...
hoy, jueves, capítulo cincuenta y dos de chico de country.
...
voyeur

Etiquetas:

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.