« Home | hacer trampa al desojar la margarita es una estupe... » | ¿para quién escribo? es una pregunta recurrente pe... » | pedro enseña le enseña castellano a los chinos. co... » | despertares encuentro ocasional. ya estaba acostum... » | dos abrazándose por dentro, cuadro por cuadro, com... » | escribir como se habla... ese fue uno de los conse... » | no es como los demás guionistas. el guionista no t... » | estaba en su sueño. conviene el adelanto porque ta... » | información la iglesia no tardó nada, ni siquiera... » | diferencias... ella y él dialogan en una plaza a p... » 

<$BlogDateHeaderDate$>

la suerte de los tréboles de cuatro hojas
data de épocas románticas, tiempos shakespereanos de romeos y julietas, cuando el despecho llevó a los enamorados a buscar en los pétalos de las margaritas respuestas definitivas a los vaivenes del amor. "me quiere mucho... poquito... nada", y así la desnudaban hasta la última que realmente diría si eran queridos abundante, miserable o insignificantemente.
años más tarde, el amor no dio el brazo a torcer. muy por el contrario, la desdicha se incrementó y las margaritas comenzaron a faltar; una de las causas era que, ante la respuesta del nada, los enamorados buscaban más margaritas hasta que una contradijera de una buena vez aquel presagio maldito.
incentivados por la extinción de margaritas y también porque las respuestas negativas abundaban, los que buscaban el mucho desesperados encontraron la única manera de conseguirlo: desojaban los tréboles de cuatro hojas y siempre obtenían el tan anhelado "mucho", que desde ese instante los volvía hombres con suerte. afortunados correspondidos.


*este es otro de los textos que fueron posteados en el primer año de voyeur, que durante este mes cumple dos años, y la foto es de uno de los geniiales tréboles de cuatro hojas que tengo en mi casa.
voyeur

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.