« Home | despertares encuentro ocasional. ya estaba acostum... » | dos abrazándose por dentro, cuadro por cuadro, com... » | escribir como se habla... ese fue uno de los conse... » | no es como los demás guionistas. el guionista no t... » | estaba en su sueño. conviene el adelanto porque ta... » | información la iglesia no tardó nada, ni siquiera... » | diferencias... ella y él dialogan en una plaza a p... » | ernesto sábato es un escritor que nunca terminó po... » | paranoico. así estaba el guionista por más que fue... » | putas II. el tiempo me acercó a las putas. bah, y... » 

<$BlogDateHeaderDate$>

pedro enseña
le enseña castellano a los chinos. comenzó vendiéndoles para una empresa distribuidora de pilas y cuando encontró el otro negocio dejó todo.
primero había empezado contándole a sus amigos aquellas peripecias de los supermercados del once. asado en casa, vino tinto y barato (mejor dicho: barato y tinto) y comenzaba el relato de pedro.
interpretaba dos personajes. él y el chino, porque para él todos eran chinos.
-bueno, señor -comenzaba diciendo en su papel de pedro, el que peor le salía- aquí vengo a ofrecerle esta cantidad de pilas, son de buena marca y como tal el precio no es el más barato del mercado, pero tenga usted en cuenta que sus clientes buscan aquí también la calidad -y aquí se detenía para interpretar el rostro del chino: el tipo me miraba así, decía pedro y luego continuaba con el speech.
-¿qué cosa? -decía achinándose los ojos. eso era lo que le respondían todos los dueños de los supermercados y kioscos luego de que él terminara casi exhausto el speech de duracel.
luego el tiempo deparó que encontrara aquel negocio. primero hizo amistad con chon, a quien empezó diciéndole señor chon y terminó gritándole chinchón cada viernes, desde la puerta y con los brazos abiertos. él fue el primero que le abrió los ojos. le pidió que le enseñara algunas palabras para no quedar mal delante de los otros proveedores y ahí fue cuando pedro vio el negocio.
primero comenzó con los dos empleos. chinchón era su primer alumno, pero no era gratuito. el chino le dijo que quería pagarle y pedro no se negó. sin embargo, cuando llegó el día de pagar, porque pedro cobra a mes vencido, chinchón no le pagó nada. le vino con cuatro chinos más que se habían dado cuenta de la evolución del señor chon. incluso uno de los cuatro era una chinita de unos quince años. nunca recuerda el nombre y le dice siempre corazón. la chinita lo tiene comprado con su sonrisa y es la que más rápido aprende. por eso se ligó el premio al mejor alumno del año: en el 2005 fue premiada con un mate y una bombilla de campo.
hoy vive de enseñarle castellano a los chinos. y no tiene ningún título que avale tu tarea. sólo el empeño y haber comprado los objetos necesarios para instruir a sus alumnos. cuestión de levantar un vaso y que los chinos digan vaso y así con varios objetos más que fue incorporando. incluso para eso tuvo que recorrer varias tintorerías y diversos negocios de dueños orientales, a eso le agregó su experiencia en kioscos y supermercados y así completó la cátedra que hoy le da grandes dividendos. tantos que hoy alquila un aula con cocina y baño en pleno once. primer piso, departamento b.
ayer le cayó la policía porque no tiene ni medio papel de nada. primero tuvo miedo y se puso nervioso. ahí entendió qué es lo que sienten los chinos cuando alguno los aborda demasiado rápido y de prepotente. después no pasó nada. los policías en seguida se dieron cuenta de que no era ahí que tenían que inspeccionar. que debían meterse en sus asuntos. el papá de la chinita de 15 años había llegado justo para agradecerle el regalo y a pagarle la cuota del mes de febrero y, en cuanto vio a los policías, los ubicó en cinco palmaditas y unas nueve palabras inentendibles.
el tipo es capomafia, anda siempre de mocasines marrones oscuros brillosos y ropa negra de seda. pedro quiso agradecerle con un mes de clases gratis para su hija, pero el chino no quiso. le dijo vaya a saber uno qué cosa y luego se marchó.
ayer lo vi a pedro y camina con cierta omnipotencia. a cualquiera aquel aire le quedaría impostado, pero a él que le sienta como el brillo del sol en su nuevo reloj dorado.


...

hoy, capítulo veinticuatro de chico de country.

...


voyeur

E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...

|

¿quién soy?

  • un tipo que escribe lo que su miopí­a galopante le permite ver.
Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.